ARMONIA EN EL COLOR
     
         

En términos simples diríamos que la armonía  cromática es algo como “uniformidad”. Que los colores que componen un plano tengan colores que los unan.
También podríamos decir que dos colores son armónicos cuando en su composición o mezcla, uno o ambos tengan colores del otro, de lo que se deduce que los tres colores primarios no son armónicos entre sí.
Armónicas son las combinaciones en las que se utilizan modulaciones de un mismo tono, pero que en su mezcla mantienen unos partes de los mismos pigmentos de los restantes.
El contraste se produce cuando en una composición los colores no tienen nada en común.

     

 
 
 
   

Creo necesario destacar la diferencia que encierra la palabra armonía en relación a los distintos temas a que se aplique, como por ejemplo armonía formal, tonal y cromática son conceptos que en su escencia son similares, o sea, en su contenido teórico y conceptual, pero no así en la práctica, en donde los temas a tratar son distintos, como también lo son en lo que se refiere a armonía en otras expresiones artísticas, como la música o la poesía.
Volviendo al tema de la armonía en el color, también existen distintos enfoques. Vamos a destacar dos de ellos. El primero trata de la parte técnica de la distribución y desarrollo de los colores en un plano, donde nos basaremos en las teorías que han definido filósofos y científicos a través de la historia, por lo tanto trataremos de hacer un análisis lo mas objetivo posible.
En el segundo caso nos referiremos a las teorías relativas al impacto que puede tener el tratamiento del color en la psicología de las personas, un enfoque carente de bases científicas y objetividad, pero no por ello menos importante, pues los asuntos del arte no pueden atenerse ni menos amarrarse de los conocimientos probados y los tecnicismos.